¿La contaminación del aire nos está hundiendo a todos?

Todos entendemos los impactos potencialmente devastadores de la mala calidad del aire en todo el mundo. Dañando la vida silvestre, afectando nuestra salud y aumentando el cambio climático, la contaminación del aire es un problema cada vez mayor para la sociedad. Pero un nuevo estudio sugiere que además de afectar la salud física de las personas, la mala calidad del aire también podría estar afectando la felicidad de la población de una ciudad.

El estudio, realizado en China, ha encontrado una asociación entre los niveles de contaminación tóxica del aire en las grandes ciudades y los niveles de felicidad entre sus habitantes. Los investigadores utilizaron datos en tiempo real obtenidos de los medios sociales, proporcionando información sobre los estados de ánimo de las personas y comparándolos con los niveles de materia particulada en el aire (PM), concluyendo que los altos niveles de PM se correlacionan con los bajos niveles de felicidad entre los que viven en las grandes ciudades.

Impactos de la contaminación del aire

La contaminación del aire afecta a los individuos y a la vida silvestre en todo el mundo, pero China es quizás el país más conocido por su baja calidad del aire y sus altos niveles de contaminación, debido al número de ciudades industriales. En los últimos años, China ha experimentado un rápido crecimiento económico, que tiene un costo para el medio ambiente. El creciente número de centrales térmicas de carbón y el aumento del número de vehículos en las carreteras han provocado una fuerte afluencia de PM en el aire.

La mala calidad del aire contribuyó a la asombrosa cifra de 6 millones de muertes prematuras en China en 2016 y le cuesta a la economía del país 38.000 millones de dólares, o 29.500 millones de libras esterlinas cada año. Ahora, con esta nueva investigación, también hay razones para creer que la contaminación del aire también está teniendo un impacto negativo en la salud mental.

Vínculos entre la calidad del aire y la felicidad

El estudio, dirigido por el profesor Siqi Zheng, científico del Instituto Tecnológico de Massachusetts, utilizó un algoritmo para analizar el estado de ánimo de 210 millones de tweets en un sitio de microblogging, Sina Weibo, para medir los niveles de felicidad en 144 ciudades chinas. “Los medios sociales dan una medida en tiempo real de los niveles de felicidad de las personas y también proporcionan una gran cantidad de datos, a través de muchas ciudades diferentes”, explicó Zheng.

El equipo de investigación luego fusionó esta información con datos sobre los niveles de MP y los patrones climáticos en ciertas áreas. Encontraron que el aumento de la contaminación se correlacionaba con una disminución de la felicidad, en particular para las mujeres y las personas con ingresos más altos. A pesar de la prosperidad de los individuos y el crecimiento económico del país, China no ha visto un cambio considerable en la salud mental de sus residentes, quizás debido a la baja calidad del aire en todo el país.

El razonamiento detrás de la correlación entre la contaminación del aire sigue siendo desconocido. Ya sea por la falta de capacidad de pensar con tanta claridad como de costumbre o por la mala calidad del aire que dificulta la socialización con los amigos, el profesor Mechelli, del King$0027s College de Londres, cree que es importante descubrir los vínculos entre la salud mental y la contaminación para animar a los gobiernos de todo el mundo a trabajar por un futuro más limpio.

Sólo entonces China podrá centrarse en la limpieza de sus centrales eléctricas y plantas de fabricación con soluciones como trampas de vapor y sistemas de vapor para aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.

Deja un comentario