El gas de esquisto es una de las formas menos sostenibles de producir electricidad,…

El gas de esquisto es una de las opciones menos sostenibles para producir electricidad, según una nueva investigación de la Universidad de Manchester.

El principal estudio, que es el primero de su tipo, consideró la sostenibilidad ambiental, económica y social del gas de esquisto bituminoso en el Reino Unido y lo comparó con otras opciones de generación de electricidad. Se trataba del carbón, la energía nuclear, el gas natural, el gas natural licuado (GNL), la energía solar fotovoltaica (FV), la eólica, la hidráulica y la biomasa.

Teniendo en cuenta una serie de aspectos de sostenibilidad y asumiendo que todos ellos son igualmente importantes, la investigación encontró que el gas de esquisto ocupa el séptimo lugar entre las nueve opciones de electricidad. El estudio también encontró que: el gas de pizarra se sitúa entre la cuarta y octava posición en relación con otras opciones de electricidad, para convertirse en la opción más sostenible, se necesitarían grandes mejoras, lo que incluye una reducción de 329 veces en los impactos ambientales y un aumento de 16 veces en el empleo.

El estudio, publicado en Science of The Total Environment, comparó el gas de esquisto bituminoso y las otras opciones de electricidad con 18 indicadores de sostenibilidad. De ellos, 11 eran ambientales, tres económicos y cuatro sociales. Ejemplos de los indicadores considerados incluyen los impactos del cambio climático, la contaminación ambiental, los costos de la electricidad, la creación de empleos y las percepciones del público.

El Gobierno cree que el gas de esquisto tiene el potencial para proporcionar al Reino Unido una mayor seguridad energética, crecimiento y empleo. Y está “fomentando la exploración segura y ambientalmente racional para determinar este potencial”.

Pero los investigadores descubrieron que para que el gas de esquisto se considere tan sostenible como las mejores opciones, como la eólica y la solar fotovoltaica, se necesitarían grandes mejoras. Esto incluye una reducción de 329 veces de los impactos ambientales y un aumento de 16 veces del empleo en el sector.

La sostenibilidad ambiental y social del gas de esquisto también tendría que mejorar hasta 100 veces para que pueda competir con el gas natural nacional y el GNL importado.

La Prof. Adisa Azapagic, de la Escuela de Ingeniería Química y Ciencias Analíticas, dice: “Muchos países están considerando la explotación del gas de esquisto, pero su sostenibilidad general es discutible. Los estudios anteriores se centraron principalmente en los aspectos medioambientales del gas de esquisto, principalmente en los EE.UU., con escasa información sobre los aspectos socioeconómicos.

Para abordar esta laguna de conocimiento, nuestra investigación, por primera vez, se centra no sólo en los impactos ambientales, sino también en los aspectos económicos y sociales del gas de esquisto bituminoso. Esto nos permite evaluar su sostenibilidad general en lugar de centrarnos en cuestiones concretas, como la contaminación del agua, el tráfico y el ruido, que han dominado el debate sobre el gas de esquisto bituminoso hasta ahora”.

Mientras que el actual Gobierno y la industria están interesados en desarrollar el gas de esquisto, Escocia ha prohibido la fractura y en el resto del Reino Unido existe una fuerte oposición. Esto proviene de numerosas partes interesadas, incluyendo organizaciones no gubernamentales (ONG), residentes locales y activistas de todo el país.

El impacto de la fractura en el medio ambiente es el principal argumento en contra de la explotación del gas de esquisto. Pero sus partidarios destacan la mejora de la seguridad energética nacional y el desarrollo económico como beneficios clave.

El Prof. Azapagic, profesor de Ingeniería Química Sostenible, añadió: `Los resultados de este estudio muestran claramente que, asumiendo la misma importancia de los aspectos ambientales, económicos y sociales, el gas de esquisto ocupa el séptimo lugar entre las nueve opciones de electricidad, lo que significa que la mayoría de las demás opciones para la generación de electricidad son más sostenibles.

Los resultados también sugieren que cualquier mezcla futura de electricidad sería más sostenible con una proporción menor en lugar de mayor de gas de esquisto bituminoso”.

El equipo de investigación afirma que estos resultados pueden ayudar a informar a los responsables políticos, la industria, las ONG y los consumidores del Reino Unido. También serán de interés para otros países que estén considerando la explotación del gas de esquisto.

Deja un comentario