¿Cómo podemos equilibrar el reto de tener un sistema seguro, asequible y de bajo costo?

En el centro de toda política energética se encuentra el equilibrio entre costo, impacto ambiental y seguridad energética, el desafío conocido como el “trilema energético”. En la última década se han producido grandes cambios en la industria energética mundial, y los gobiernos han adoptado enfoques muy diferentes para resolver este trilema.

La 8ª Conferencia Internacional sobre Tecnologías Limpias del Carbón (CCT2017), organizada por el Centro de Carbón Limpio de la AIE, tendrá lugar del 8 al 12 de mayo de 2017 en Cagliari, Cerdeña. El miércoles 10 de mayo, la sesión central titulada “El Trilema Energético” mirará más allá del sector del carbón hacia los objetivos contradictorios a los que se enfrenta toda la industria energética. Seis expertos en política y economía energética compartirán sus diversas visiones de cómo resolver este trilema energético a través de la voluntad política y los avances tecnológicos:

Chandra Bhushan – Directora Adjunta del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente, India

Nick Butler – columnista de energía de Kings College London y Financial Times

Craig Morris – Instituto de Estudios Avanzados de Sostenibilidad y comentarista de Energiewende

Charles Soothill – Vicepresidente de la Plataforma de Cero Emisiones

Benjamin Sporton – Director Ejecutivo de la Asociación Mundial del Carbón

Alessandro Lanza – Presidente de Sotacarbo

Una fuerte voluntad política de reducir las emisiones de CO2 en Alemania y otros países europeos ha reducido drásticamente el coste de las fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, gracias a las economías de escala y a los métodos de producción más baratos. A medida que los gigantes de la India y China han comenzado a seguir su ejemplo, estas tecnologías limpias se han convertido en las fuentes de energía de más rápido crecimiento en el mundo, aunque todavía representan sólo el 7% de la capacidad de generación mundial. Este enfoque en el cuerno ambiental del trilema no ha sido gratuito, ya que las energías renovables siguen necesitando subvenciones, lo que ha hecho que las facturas energéticas alemanas estén entre las más altas del mundo. La naturaleza intermitente de la energía eólica y solar también sigue siendo un problema persistente, y los países han luchado por retirar las centrales de combustibles fósiles, que siguen siendo tan necesarias en las noches frías y sin viento. La creciente dependencia de Europa de las importaciones de gas natural para proporcionar este apoyo ha suscitado preocupación por la tercera cuestión de la seguridad del suministro energético.

Mientras tanto, la bonanza de la fractura del gas de esquisto ha traído un tipo diferente de revolución energética a Norteamérica. Los avances tecnológicos en el acceso a esta fuente no convencional de gas natural han permitido que la energía del gas supere a la del carbón en 2016, y esta tendencia parece que va a continuar a pesar de los esfuerzos del Presidente Trump para rescatar a la industria del carbón. Este combustible local barato que produce menos CO2 que el carbón ha permitido a los EE.UU. satisfacer todos los aspectos del trilema energético con poco esfuerzo, dotando al país de reducciones más pronunciadas y baratas en las emisiones de carbono que la Alemania rica en energías renovables. Sin embargo, el metano es también un potente gas de efecto invernadero que se libera a lo largo de la cadena de suministro, por lo que el verdadero impacto ambiental de este cambio puede no ser tan benigno como parece a primera vista.

Ante estos cambios, el carbón parece estar permanentemente en el lado perdedor, aunque los informes sobre la desaparición del combustible pueden ser exagerados. Después de más de una década de crecimiento extraordinario, la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón se ha ralentizado finalmente en China. En la India, sin embargo, la capacidad de carbón se duplicará, ya que el país busca llevar electricidad a su enorme población al menor costo posible. Mientras tanto, sus vecinos del sudeste asiático también están ampliando seriamente sus flotas de carbón. Privada de importantes recursos nacionales de gas natural, el alto precio de las importaciones de gas en Asia -hasta cuatro veces superior al de los Estados Unidos- significa que la región depende tradicionalmente de los suministros locales de carbón para satisfacer la doble demanda de seguridad energética y de costes. Incluso Japón, que no tiene carbón propio, ha vuelto al combustible tras la catástrofe de Fukushima, viendo las importaciones de carbón como un medio económico para llenar el vacío dejado por la flota nuclear cerrada.

Si se quieren alcanzar los ambiciosos objetivos climáticos fijados en la COP21 de París, se necesitarán cambios aún más drásticos en el consumo mundial de energía. Con el ritmo actual de emisiones de CO2 del mundo, el presupuesto de carbono establecido por el acuerdo de París se agotará en poco más de 15 años. Mientras que la mayoría de las naciones del mundo parecen decididas públicamente a dar prioridad al medio ambiente, la política interior ha sido siempre consciente del trilema energético. Si se quiere resolver alguna vez este problema insoluble, es necesario que surjan nuevas soluciones tecnológicas, y la mayoría de las proyecciones se basan en el rápido desarrollo de las tecnologías de almacenamiento de energía o de captura y almacenamiento de carbono. El futuro del clima y del crecimiento económico mundial depende actualmente de esta fe en el ingenio humano.

Deja un comentario