Un nuevo viento de innovación para levantar el mercado de la tecnología limpia

En 2010, los índices mundiales de tecnologías limpias experimentaron un saludable repunte, con un crecimiento del 30% en la inversión en energías renovables. Sin embargo, el 2011 y el comienzo del 2012 no fueron tan positivos, ya que se vieron empañados por olas de malas noticias: quiebras, advertencias de beneficios, despidos de personal. Además, los índices mundiales de cleantech están experimentando una tendencia a la baja. A pesar de ello, Frost & Sullivan (Reino Unido) sigue creyendo que existe una perspectiva positiva a largo plazo para la tecnología limpia.

Alina Bakhareva, directora del programa de energía renovable, explica: “Fuimos testigos de la quiebra de importantes fabricantes de energía solar, de la aceleración de los recortes arancelarios, e incluso de recortes retroactivos en las tarifas de alimentación para proyectos fotovoltaicos que ya estaban en funcionamiento. Esta situación afectó la confianza de los inversores, y el escenario actual no parece prometedor”.

“Los escépticos pueden sentir que es un momento de triunfo, y sus predicciones sobre el colapso de una burbuja de cleantech se están haciendo realidad”, continúa la Sra. Bakhareva. “Pero, ¿lo son? ¿Estamos asistiendo a un final ignominioso o a una desaceleración temporal? Creemos que la industria de la tecnología limpia tiene la respuesta a algunos de los problemas globales que se avecinan en las industrias de energía, alimentos y agua. Un nuevo viento de innovación de cleantech traerá la respuesta y esto tendrá un impacto positivo en el mercado en general”.

Frost & Sullivan ha identificado tres áreas que potencialmente muestran los desarrollos más prometedores.

El agua inteligente está surgiendo con oportunidades tanto en los segmentos de hardware como de software. Las empresas que se adelantan al mercado para definir segmentos emergentes, como los sistemas combinados de control analítico y automatización, tendrán una ventaja sobre la competencia.

El almacenamiento de energía parece estar listo para alejarse del dominio de las instalaciones de almacenamiento por bombeo. Baterías, sal fundida para proyectos CSP y aplicaciones creativas de almacenamiento distribuido en el lado del cliente del medidor están siendo probadas y comprobadas para fortalecer la red.

La eficiencia energética sigue siendo la forma más barata de reducir la huella de carbono y la presión sobre la red. Las ampliaciones de edificios comerciales pueden ahorrar hasta un 50% de energía a través de ventanas energéticamente eficientes, aislamiento de radiadores que ahorran calor, mejoras en la iluminación y sistemas de control de climatización.

A pesar de perder su primer lugar en favor de otros sectores limpios, la energía verde todavía abunda en oportunidades. “Incluso el segmento de la energía verde del estiércol puede llegar a ser interesante para los inversores de capital riesgo y educación ambiental a medida que surjan nuevas tecnologías y soluciones de los laboratorios y los campos de pruebas”, explica la Sra. Bakhareva. “Es importante destacar que con el retroceso de la financiación gubernamental de I+D y las tarifas de alimentación, sólo aquellos sectores identificados como poseedores de oportunidades estratégicas a largo plazo son seguros para entrar.”

Los inversores también tendrán que seguir considerando nuevas geografías como parte de su estrategia. Un mayor número de países está introduciendo metas y objetivos y promulgando mecanismos de apoyo para la energía verde y la eficiencia energética. China, India y Brasil – seguidos por otros países de Asia, América Latina y África – verán más proyectos.

Deja un comentario