Ventajas y desventajas de la incineración de residuos

¿Qué es la incineración de residuos?

La incineración es un método de tratamiento de residuos que consiste en quemar los materiales orgánicos que se encuentran en los residuos. La incineración y otros procesos de gestión de residuos a alta temperatura se denominan “tratamiento térmico”. En particular, implica la conversión de materiales de desecho en cenizas, gases de combustión y calor. La ceniza consiste principalmente en componentes inorgánicos de los residuos y puede tener la forma de grumos sólidos o partículas transportadas por los gases de combustión. Se supone que los gases de combustión deben ser limpiados de partículas y contaminantes gaseosos antes de ser liberados al aire. A veces, el calor generado se utiliza de manera útil, como en la producción de electricidad.

Las plantas de incineración son capaces de reducir la masa de residuos entre un 95% y un 96%. La disminución de los residuos viene determinada por el nivel de recuperación y descomposición de las sustancias. Aunque la incineración no sustituye la necesidad de vertederos, ha logrado reducir la cantidad de residuos en los vertederos.

La incineración tiene numerosos beneficios, especialmente en términos de destrucción de desechos médicos contaminantes y otros desechos que ponen en riesgo la vida. Además, la incineración utiliza en gran medida la tecnología de conversión de desechos en energía. En Japón, por ejemplo, el tratamiento térmico es muy popular ya que hay escasez de tierra. Además, la energía producida por las plantas de incineración tiene una gran demanda en países como Suecia y Dinamarca. Sin embargo, los incineradores también tienen su lado negativo. Veamos las ventajas y desventajas de la incineración.

Ventajas de la incineración de residuos

1. Disminuye la cantidad de residuos

Los incineradores son capaces de disminuir la cantidad de residuos en un 95% y reducir la cantidad de sólidos del residuo original en un 80-85% dependiendo de los componentes que se encontraban en el residuo sólido. Por lo tanto, aunque los incineradores no se deshacen completamente de los vertederos, definitivamente disminuyen la cantidad de tierra necesaria. Para las naciones que son pequeñas en tamaño y con escasez de tierra como Japón, esto es notable ya que los rellenos sanitarios ocupan grandes cantidades de tierra necesarias para otros usos productivos.

2. Producción de calor y electricidad

Durante la década de 1950, los costos de la energía aumentaron considerablemente. Así que muchos países incorporaron el calor y la energía producidos por los incineradores de residuos para la generación de energía mediante el uso de turbinas de vapor. Además, Europa y Japón han integrado los incineradores en los modernos sistemas de calefacción. Por ejemplo, Suecia genera el 8% de sus necesidades de calefacción a partir de incineradores de residuos. Además, otros países que tienen clima frío utilizan el calor de los incineradores para calentar sus hogares y lugares de trabajo en áreas cercanas a la planta.

3. Reducción de la contaminación

Las investigaciones han demostrado que los incineradores de residuos sólidos tienen menos probabilidades de contaminar el medio ambiente que los vertederos. Un estudio particular realizado durante una demanda en 1994 en los EE.UU. mostró que la ubicación de un incinerador de residuos era más respetuosa con el medio ambiente en comparación con un vertedero. La investigación descubrió que el vertedero estaba liberando mayores cantidades de gases de efecto invernadero, óxidos de nitrógeno, dioxinas, hidrocarburos y compuestos orgánicos no metánicos. Los vertederos también lixivian productos químicos venenosos en el agua que se encuentra debajo, contaminando así los sistemas de agua subterránea.

4. Los incineradores tienen filtros para atrapar contaminantes

El principal problema relativo a la incineración de residuos sólidos era la liberación de compuestos peligrosos, en particular de dioxinas. Sin embargo, las plantas de incineración actuales utilizan filtros para atrapar gases peligrosos y partículas de dioxina. Las actuales plantas de incineración operan dentro de los límites de contaminación recomendados por la Agencia de Protección Ambiental y los protocolos internacionales.

5. Ahorro en el transporte de residuos

Las plantas de incineración pueden estar cerca de ciudades o pueblos. Esto es ventajoso ya que significa que los residuos no tienen que ser conducidos por largas distancias para ser vertidos. Reduce significativamente el costo del transporte; el dinero puede ser gastado en el bienestar de la comunidad y en sostener el crecimiento de una ciudad o distrito. Además, reduce los gases nocivos liberados por los vehículos durante el transporte, reduciendo así drásticamente la huella de carbono global.

6. Proporciona un mejor control sobre el olor y el ruido

Las plantas de incineración son capaces de producir menos malos olores porque los residuos se queman, a diferencia de los vertederos donde se permite que los residuos se descompongan, emitiendo así olores desagradables que causan contaminación atmosférica. La producción de metano en los vertederos también puede dar lugar a explosiones que causan contaminación acústica, algo inusitado cuando se trata del uso de plantas de incineración.

7. Prevenir la producción de gas metano

En los vertederos, cuando los residuos se descomponen, se genera gas metano que, si no se controla, puede explotar y provocar un mayor calentamiento global. A diferencia de los vertederos, las plantas de incineración no producen metano, por lo que son más seguras.

Existencias de energía renovable Existencias de energía renovable

8. Elimina gérmenes y productos químicos dañinos

Las plantas de incineración funcionan a temperaturas muy altas que pueden destruir gérmenes y productos químicos que son dañinos. Por lo tanto, es un método muy eficaz a la hora de eliminar los residuos clínicos.

9. Los incineradores funcionan en cualquier clima

Otra ventaja de los incineradores es que pueden funcionar en cualquier tipo de clima. Por ejemplo, durante una temporada de lluvias, los residuos no pueden ser vertidos en un vertedero porque la lluvia posiblemente arrastrará productos químicos venenosos al suelo y, en consecuencia, creará lixiviados, contaminando así el agua subterránea así como la tierra vecina.

Los residuos tampoco se pueden tirar cuando hay viento, ya que se vuelan hacia los alrededores. Por otro lado, los incineradores no se limitan a los cambios climáticos, ya que queman los residuos sin fugas. Las plantas de incineración también funcionan las 24 horas del día y son más eficientes en la gestión de residuos que los vertederos.

10. Reciclaje eficaz de metales

Cuando los incineradores queman residuos, los metales siguen estando enteros porque tienen un alto punto de fusión. Después del proceso de quemar los desechos, los trabajadores retiran el metal restante y lo reciclan. Esto elimina la necesidad de separar cualquier metal antes de su eliminación.

Cuando la basura se lleva a un vertedero, generalmente no está organizada, lo que resulta en el desperdicio de recursos que podrían haber sido reciclados. Por lo tanto, el uso de un incinerador facilita la remoción y reutilización de los metales.

11. Cuenta con un sistema de monitoreo computarizado

Los gobiernos, las ciudades, las instituciones o las empresas privadas de gestión de residuos pueden comprar un incinerador que viene con un dispositivo informático para permitir la resolución de la mayoría de los problemas. Esto permitirá a los operadores descubrir un problema antes de que se vuelva más grave y mucho más costoso de reparar. Una computadora también hará que los operadores trabajen fácilmente, ya que podrán rastrear la eficiencia operativa de la planta de incineración.

12. Usos de la ceniza

La ceniza que proviene de la combustión de los residuos puede ser utilizada en la construcción, ser transportada o incluso vertida en vertederos. El envío de ceniza es más barato que el transporte de basura no quemada, también reducirá los problemas de responsabilidad civil.

Desventajas de la incineración de residuos

1. Es caro

La instalación de una planta de incineración es un proceso costoso. En particular, los costes de construcción de la infraestructura y los costes de explotación de las instalaciones de incineración son muy elevados. Además, una planta de incineración requiere personal capacitado y dedicado a su operación. Las plantas de incineración también necesitan un mantenimiento regular, lo que se suma a los ya de por sí altos costos de operación.

2. Contamina el medio ambiente

Los incineradores producen humo durante el proceso de combustión. El humo producido incluye gases ácidos, dioxinas cancerígenas, partículas, metales pesados y óxido de nitrógeno. Estos gases son venenosos para el medio ambiente. La investigación ha demostrado que la dioxina producida en la planta es una sustancia química que forma cáncer.

3. La posibilidad de problemas a largo plazo

La incineración no fomenta el reciclaje ni la reducción de residuos. Esta no es una estrategia calculada para ninguna sociedad. El punto de atención debería ser la reducción de los residuos y el reciclaje de la mayor parte de ellos. La mera quema de la mayor parte de los residuos sin reciclar parte de ellos no hará sino aumentar el daño medioambiental, ya que puede fomentar una mayor producción de residuos.

4. Los residuos de ceniza pueden dañar potencialmente a las personas y al medio ambiente

Aunque la ceniza que queda del proceso puede ser comparativamente pequeña en cantidad, contiene una serie de venenos y metales pesados que requieren un tratamiento adicional. Si no se elimina correctamente, puede causar graves daños al público y al medio ambiente.

2 Comments

  1. Izabela Joanna Rozek noviembre 24, 2020 Reply
  2. luis diciembre 9, 2020 Reply

Deja un comentario