Ventajas y desventajas de la agricultura intensiva

¿Qué es la agricultura intensiva?

La agricultura intensiva (también la agricultura intensiva) es la práctica en la que se emplea una gran cantidad de mano de obra y capital para maximizar los productos o rendimientos agrícolas. Se caracteriza por el uso intensivo de pesticidas, fertilizantes y otros insumos para la producción de cultivos y medicamentos, así como la alimentación concentrada para el ganado. La práctica se concentra más en obtener el máximo rendimiento por área mediante el uso de estrategias de alto rendimiento.

Significa que la cantidad de insumos y trabajo requerido para la producción aumenta y esto ha sido testigo del uso de fertilizantes químicos, pesticidas, arados mecánicos, hormonas de crecimiento animal y vegetal, medicamentos (antibióticos y vacunas) para los animales, y reguladores del crecimiento vegetal. Por esta razón, la agricultura intensiva ha ayudado a mejorar la producción agrícola. Por el contrario, también ha provocado un aumento de la contaminación y otras preocupaciones medioambientales. Al corroborar las cuestiones que rodean a la agricultura intensiva, analicemos detenidamente sus ventajas y desventajas.

Según Wikipedia,

“La agricultura intensiva o agricultura intensiva implica varios tipos de agricultura con niveles más altos de insumos y producción por unidad de superficie de tierra agrícola. Se caracteriza por una baja proporción de barbecho, un mayor uso de insumos como capital y mano de obra, y un mayor rendimiento de los cultivos por unidad de superficie”.

Ventajas de la agricultura intensiva

  1. Alto rendimiento del cultivo

Una de las principales recompensas de la agricultura intensiva es la producción de altos rendimientos de los cultivos. Los productos agrícolas como la carne, los huevos, la leche, el pescado y los cereales son muy demandados en los mercados de alimentos del mundo contemporáneo, como los restaurantes y los supermercados. Satisfacer las demandas del mercado sólo ha sido posible a través de la agricultura intensiva, ya que los rendimientos se producen en grandes cantidades en un pequeño pedazo de tierra.

Inicio

  1. Significa que se puede producir más variedad de alimentos

Dado que la agricultura intensiva se centra principalmente en la producción masiva de alimentos en un cultivo alimentario específico o en la producción animal, conduce a una mayor variedad de alimentos para el consumo humano. La agricultura intensiva requiere mucha mano de obra, capital y recursos, lo que hace más práctico concentrarse en una sola área de producción.

Por consiguiente, el compromiso de diferentes agricultores en diferentes áreas de la práctica, como la producción intensiva de frutas, la producción intensiva de hortalizas en cualquiera de las numerosas opciones, a saber, cebollas, repollo, zanahorias, tomates, etc., la ganadería intensiva en cualquiera de las diversas opciones, a saber, aves de corral, carne de vacuno, cabras, conejos, cerdos, etc., y la acuicultura intensiva, simplemente significa una mayor variedad de alimentos.

Inicio

  1. Es más eficiente

Debido a que los agricultores intensivos utilizan menos insumos agrícolas y menos tierra por unidad de los alimentos producidos, es más eficiente. El agricultor obtiene más beneficios maximizando el rendimiento de una pequeña parcela de tierra, a diferencia de los métodos agrícolas convencionales, que necesitaban grandes extensiones de tierra pero producían menos rendimiento/productos alimenticios. Dado que las necesidades de equipo, espacio y otros insumos son menores en comparación con los alimentos producidos por unidad, es más económico y eficiente.

Inicio

  1. Precios asequibles de los alimentos

A diferencia de la agricultura tradicional, el empleo de la agricultura intensiva para producir vegetales, aves, carne de res, leche, huevos y frutas ha hecho que los precios de los alimentos sean asequibles. La razón es que la agricultura intensiva requiere menos espacio y produce más que los insumos invertidos. Además, ha ayudado sustancialmente a resolver el problema del hambre en el mundo. Por lo tanto, la gente común puede permitirse el lujo de disfrutar de una dieta nutritiva y equilibrada.

Inicio

  1. Ayuda a asegurar una agricultura regulada

Diversos institutos agrícolas y agencias de protección ambiental han tomado la iniciativa de monitorear y controlar los posibles efectos adversos de la agricultura intensiva. En consecuencia, los organismos y los institutos de investigación agrícola han establecido ciertas normas y reglamentos sobre el uso de insumos agrícolas, como fertilizantes, plaguicidas, hormonas del crecimiento y herbicidas, e incluso han establecido medidas claras sobre cómo mantener y gestionar el ganado. Esto asegura una agricultura regulada que resulta en productos agrícolas saludables, seguros y asequibles.

Inicio

  1. Suministro sostenible de alimentos

Con la creciente demanda de alimentos en todo el mundo debido al número cada vez mayor de poblaciones humanas, la agricultura intensiva ofrece la ventaja de una alta productividad de los cultivos con la posibilidad de satisfacer las demandas del mercado alimentario. Además, requiere menos cantidad de tierra, lo que significa que contribuye significativamente a las economías de escala para satisfacer la creciente demanda de alimentos.

Desventajas de la agricultura intensiva

  1. Condiciones de vida e higiene deficientes para el ganado

La agricultura intensiva es muy criticada y se considera cruel con los animales. Debido a que implica el uso de diversos productos químicos, hormonas de crecimiento y el exceso de apiñamiento en un espacio pequeño, el resultado suele ser unas condiciones de vida e higiene deficientes para el ganado. Mantener el ganado por encima de su capacidad está asociado a la contaminación y a una higiene deficiente, que da lugar a infecciones y a diversas enfermedades.

Inicio

  1. Uso excesivo de agroquímicos

La agricultura intensiva, como se ha indicado anteriormente, implica la utilización de numerosos tipos de agroquímicos, incluyendo pesticidas químicos, fertilizantes, herbicidas, insecticidas y acaracidas. Cuando se utilizan estos productos químicos no sólo destruyen sus objetivos previstos, como plagas, malezas y parásitos, sino que también contaminan los productos alimenticios. Los insecticidas y pesticidas también matan a los insectos beneficiosos que contribuyen a la pérdida de biodiversidad. Los trabajadores y los seres humanos cercanos se ven igualmente afectados por los aerosoles químicos y los seres humanos que consumen los alimentos ingieren indirectamente los productos químicos.

Exceso a Accesible Exceso a Accesible Inicio

  1. Deforestación y alteración del medio ambiente natural

Los estudios e informes ambientales indican que la agricultura intensiva impacta y degrada el medio ambiente de innumerables maneras. La remoción de árboles, las técnicas de lodo y quema, y la tala de áreas forestales para crear espacio para la agricultura han llevado a la deforestación masiva y a la erosión del suelo.

Como resultado, los hábitats naturales y los animales silvestres se han visto gravemente afectados, ya que las prácticas destructivas han contribuido persistentemente a la pérdida de hábitats. El uso de fertilizantes químicos y herbicidas contamina los suelos acuáticos, los hábitats de la vida silvestre y los cuerpos de agua como océanos, ríos y lagos. Los nutrientes de los fertilizantes en particular son la principal causa de eutrofización en la mayoría de los cuerpos de agua del mundo, como océanos, lagos y ríos.

Inicio

  1. Riesgos para la salud humana

Las verduras y frutas provienen de zonas que practican una agricultura intensiva y llena de pesticidas invisibles. El desafío es que los pesticidas no pueden ser lavados fácilmente y como las frutas y vegetales parecen limpios después de un simple lavado, los humanos consumen indirectamente los pesticidas químicos.

El consumo de los plaguicidas afecta la salud de los seres humanos con riesgos para la salud tales como deformidad física, alergia cutánea y enfermedades congénitas. El TDAH en los niños, por ejemplo, está asociado con el consumo de plaguicidas en los productos alimenticios agrícolas.

Inicio

  1. Mayores riesgos de cáncer y defectos de nacimiento

Las publicaciones de salud pública y las estadísticas sobre el cáncer demuestran una correlación directa entre el consumo de alimentos procedentes de zonas de cultivo intensivo y un número creciente de víctimas de cáncer. También se dice que el consumo de productos alimenticios procedentes de zonas de cultivo intensivo es responsable del aumento del número de casos de anomalías congénitas. Los investigadores de salud pública dicen que el aumento de los casos de niños nacidos con defectos y cáncer es probablemente causado por el consumo de frutas, carne, verduras y aves inorgánicas.

Inicio

  1. El uso de hormonas químicas en los alimentos

La mayoría de los productos alimenticios utilizados en los sistemas de agricultura intensiva, especialmente vegetales, frutas, aves de corral y ganado, están llenos de hormonas de crecimiento. Si uno echa un vistazo a los sistemas de agricultura intensiva, se dará cuenta de que hay muchas variedades híbridas de plantas, aves de corral y ganado. La mayoría de ellos son inyectados con hormonas de crecimiento y otros químicos para aumentar la producción.

Inicio

  1. Posibilidad de productos alimenticios de mala calidad

Dado que la agricultura intensiva se centra principalmente en la producción masiva de productos alimenticios de buen aspecto, las estrategias de producción pasan por alto la necesidad de productos alimenticios nutritivos y de calidad. En consecuencia, la calidad de los alimentos procedentes de explotaciones intensivas a menudo carece de los mismos valores nutricionales que los producidos con los métodos de cultivo convencionales o la agricultura ecológica.

El objetivo de la agricultura intensiva es simplemente producir un rendimiento perfecto y, posiblemente, prolongar su vida útil, en lugar de mejorar el valor nutritivo y el sabor, lo que da lugar a productos alimenticios de baja calidad a largo plazo.

Inicio

  1. Los agricultores tradicionales no pueden obtener suficientes beneficios y menos oportunidades de creación de empleo

La agricultura intensiva, a diferencia de la agricultura tradicional, utiliza menos espacio, mano de obra y recursos para producir volúmenes mucho mayores. Esto hace muy difícil que los agricultores tradicionales puedan competir. Además, teniendo en cuenta lo industrializada que está la agricultura intensiva, no genera muchos puestos de trabajo por unidad de alimentos producidos, lo que significa menos oportunidades de creación de empleo.

Deja un comentario