Usted ha oído hablar de Wave Power…. ¡Esto es Old Boat Power!

A medida que la UE presiona cada vez más a sus Estados miembros para que sus métodos de producción de energía sean renovables, se están explorando formas innovadoras de aprovechar el poder de la Tierra. La energía solar se ha vuelto cada vez más barata de capturar en los últimos años, mientras que los parques eólicos han existido durante mucho tiempo. Por otra parte, la energía de las olas tiene más potencial que ambas combinadas, pero actualmente se utiliza menos, debido a las condiciones de aplicación más difíciles y a la reducción de la financiación.

Sin embargo, quizás la marea está cambiando (¡lo siento por el juego de palabras!). Hace un par de años, la empresa británica Sea Wave Energy Limited, dedicada a la energía marina, proporcionó resultados sin precedentes con un dispositivo de olas experimental en términos de eficiencia y coste. Mientras tanto, pioneros de las energías renovables como Alvin Smith se han esforzado por acercarnos el poder del mar, eliminando así el obstáculo significativo de su entorno duro y hostil. Esta evolución ha llevado a muchas personas a plantearse la cuestión: ¿Podría Waves Power Britain?

Una solución noruega

Mientras tanto, al otro lado del Mar del Norte, una empresa ha adoptado un enfoque novedoso del problema. Kvernevik Engineering AS, encabezada por Edgar Kvernevik, ha estado trabajando conjuntamente con Havkraft AS para instalar una central hidroeléctrica en un buque abandonado.

La simplicidad de la idea es lo que la hace tan bella. El buque está firmemente anclado en alta mar en la dirección de las olas que se aproximan. En el interior de su casco se han creado cuatro cámaras de diferentes tamaños, que permiten el paso del agua hacia ellas. A medida que el agua entra, afecta la presión del aire en la habitación, lo que a su vez activa una turbina sobre el nivel del mar. En palabras de Kvernevik, “funciona casi como una bomba de bicicleta”.

El hecho de que las únicas partes móviles -las de la turbina- estén por encima de la superficie del océano significa que no hay peligro de corrosión, daño o mal funcionamiento debido a la salinidad del agua. Además, al tener el buque permanentemente posicionado en la trayectoria de las olas, la planta no depende de las condiciones climáticas.

Un nuevo giro a una vieja idea

El “principio de la bicicleta-bomba” es un método bien establecido para aprovechar la energía de las olas y se conoce más formalmente como una columna de agua fluctuante (para más información sobre otras formas en las que podemos obtener energía del mar, véase el artículo 3 Maneras asombrosas de cosechar energía limpia de los océanos). Sin embargo, esta técnica nunca antes se había empleado en un barco pesquero antiguo…. y esto es sólo el principio.

“Vemos este proyecto como un cohete de tres etapas”, explicó Kvernevik, quien eventualmente espera expandir la operación a un parque eólico y de olas masivo.

“La primera etapa es probar el modelo que acabamos de construir para asegurarnos de que la generación de electricidad pueda llevarse a cabo según lo previsto. A continuación, se instalará una planta de producción de hidrógeno a bordo del buque para que la electricidad generada pueda ser almacenada en forma de gas hidrógeno”, dijo. “El plan es entonces construir una planta con una capacidad nominal de 1000kW (1MW). Para ello, instalaremos cinco módulos de producción similares a los de la planta actual, ya sea en un recipiente más grande o en una barcaza construida a medida. Finalmente, construiremos una plataforma semisumergible diseñada para transportar una planta de energía de olas de 4MW con un aerogenerador de 6MW instalado en la parte superior”.

Si tiene éxito, el ambicioso proyecto será capaz de generar una importante energía renovable para el país y podría ayudar a Noruega a alcanzar su objetivo del 67,5% de la energía producida a partir de fuentes renovables para 2020…. y quizás Gran Bretaña podría aprender algunas lecciones de su innovadora contraparte.

Imagen:sintef

Deja un comentario