La energía verde de la “cosechadora de choques” es una opción para los ventiladores de tecnología portátil

La energía renovable está de moda en estos momentos. Con la preocupación por el cambio climático y los efectos que como población estamos teniendo en nuestro planeta aumentando todo el tiempo, las empresas y los consumidores están bajo presión para reducir su huella de carbono. Como resultado, se está animando a los científicos a que piensen fuera de la caja cuando consideren formas alternativas de energía – como se puede ver en este artículo: Cinco fuentes sorprendentes de energía verde.

Los ingenieros alemanes son conocidos por su eficiencia, pero no siempre por su sentido de la moda. Sin embargo, un nuevo zapato que produzca energía, que coseche el movimiento cinético de caminar, podría ser lo último en encender las pasarelas en los próximos años.

“Shock” y “Swing”

El dispositivo, que es lo suficientemente pequeño como para ser colocado cómodamente dentro de la suela de un entrenador normal, genera energía a partir de la acción de caminar en dos fases. En primer lugar, hay una “cosechadora de impactos”, que aprovecha la fuerza del talón que golpea el suelo, mientras que en segundo lugar, la “cosechadora oscilante” produce potencia monopolizando la fuerza generada mientras la pierna está en movimiento.

El diseño funciona sobre un sistema de campos magnéticos y bobinas estacionarias. A medida que los imanes pasan por las bobinas, se crea una tensión que puede ser almacenada y utilizada. Por supuesto, debido al diminuto tamaño del generador – que necesita encajar discretamente en el zapato – el voltaje generado es increíblemente pequeño.

En el pico de producción, la bobina producirá alrededor de tres o cuatro miliWatts (mW), lo que, aunque no es suficiente para alimentar los dispositivos portátiles, podría ofrecerse para una amplia gama de otras aplicaciones.

Sensores de movimiento

Una de las aplicaciones que el equipo del centro de investigación HSG-IMIT en Villingen-Schwenningen está llevando a cabo es la colocación de sensores dentro del zapato. El acto de caminar sería suficiente para alimentar los sensores, que podrían medir la rotación del pie, la aceleración y la velocidad angular, para determinar qué tan rápido está viajando, qué distancia ha recorrido y en qué dirección.

Klevis Ylli, un miembro del equipo, explicó cómo se podría poner esto en práctica: “Imagina una unidad de rescate entrando en un edificio que no conocen. Podrían rastrear hacia dónde se dirigían en su dispositivo portátil”. Esta información podría reducir enormemente el valioso tiempo de espera para aquellos que necesitan atención médica o asistencia física, lo que podría salvar vidas.

Regreso al futuro

Otra posible aplicación de la tecnología podría ser en el calzado autoadherente para personas mayores. De hecho, los gigantes del deporte, Nike, han lanzado una serie de cordones de zapatos autoadherentes que coinciden con los que usó Marty McFly en la película Back to the Future.

De una manera similar a las liberadas por Nike, estas zapatillas de atado automático podrían utilizar la energía generada al caminar para asegurarse alrededor de los pies del usuario. Sin embargo, si se desarrollan adecuadamente, podrían ser mucho más útiles que el truco de Nike, cuando se comercializan a los ancianos y a los enfermos.

El futuro está aquí, y es auto-ligado.

Deja un comentario