Algas – ¿Nada más que problemas o el próximo súper biocombustible?

Durante décadas, las algas han llevado el estigma de ser una plaga ambiental que pone en peligro la salud de los ecosistemas de H2O. Hemos visto algas molestas muchas veces antes. Por ejemplo, mire cuandoToledo se quedó sin agua potable, las algas whentoxic amenazaron los ambientes marinos en Indonesia o la costa azul fluorescente de Hong Kong.

Sin embargo, la última investigación de la Universidad de Wageningen ha indicado que las algas podrían ser el próximo súper biocombustible del mundo, con la capacidad de convertir el dióxido de carbono en energía derivada de la materia orgánica. Realizado por el profesor René Wijffels, el objetivo del experimento es reducir los costes y el consumo de energía de la producción de biodiésel de algas.

Durante años, los científicos han estado jugando con la idea de utilizar el biocombustible como sustituto del petróleo. Cuando los aceites naturales procesados correctamente a partir de la materia orgánica se pueden utilizar para fabricar una variedad de combustibles con credenciales de neutralidad de carbono.

¿Qué hace que las algas sean tan buenas competidoras?

Una de sus principales atracciones es el hecho de que no requiere el uso de tierras que de otra manera podrían ser utilizadas para albergar cultivos o ganado. Su robusta construcción significa que prospera en agua salada y H2O contaminado, mientras que su capacidad para absorber las toxinas del aire lo hace neutro en carbono. Además, las algas crecen increíblemente rápido, lo que significa que pueden producir hasta 20 veces más aceite que los cultivos terrestres estándar.

Sin embargo, a pesar de su potencial, los intentos de producir biocombustible a partir de algas han sido aplastados. Esto se debe a que los reactores transparentes que albergan las algas a veces mastican más energía de la que crean. Wijffels explica: “Si se produjeran hoy microalgas para la producción de biocombustibles, con la mayoría de las tecnologías se tendría un$0027balance energético negativo$0027, y en realidad se produciría más CO2 que los combustibles fósiles”.

Para contrarrestar el problema, Wijffels está intentando desarrollar una nueva forma eficiente de recoger las algas. La idea es utilizar floculantes para estimular la aglutinación y facilitar la recuperación de los organismos eucariotas. Para ello ha introducido dos cepas diferentes, los floculantes ricos en Ankistrodesmusfalcatus y el aceite abundante en Chlorella vulgaris. “Se pueden tener co-cultivos de microalgas, en los que uno de ellos es muy bueno en la acumulación de aceite y el otro es muy bueno para adherirse a las otras algas”, explica. “El arte, por supuesto, es tener un gran porcentaje de algas productoras de aceite y un porcentaje muy pequeño de esas algas floculantes.”

Para explorar el potencial de su nueva técnica, Wijffels planea llevar a cabo una serie de experimentos en el Centro de Producción e Investigación de Algas de la Universidad de Wageningen. El centro está financiado por una miríada de compañías de alto perfil, incluyendo Total, ExxonMobil y Synthetic Genomics.

A la atracción de las algas como biocombustible se suma el hecho de que sus subproductos también son útiles, y el científico Schlarb-Ridley sostiene que “Afortunadamente, además de ser productoras de aceite, las algas también son una valiosa fuente de proteínas para los peces y la alimentación animal”. Si los reactores de biocombustible de algas se pudieran utilizar en conjunción con las pesquerías y las granjas, ¡podría haber un gran potencial en el horizonte!

Deja un comentario