Causas y efectos de la contaminación acústica en humanos y animales

¿Qué es la contaminación acústica?

La mayoría de nosotros estamos muy acostumbrados a los sonidos que escuchamos en la vida diaria. La música alta, la televisión, la gente hablando por teléfono, el tráfico e incluso las mascotas ladrando en medio de la noche. Todos ellos se han convertido en parte de la cultura urbana y rara vez nos perturban. Sin embargo, cuando el sonido de la televisión le impide dormir toda la noche o el tráfico comienza a darle dolor de cabeza, deja de ser sólo ruido y comienza a convertirse en contaminación acústica. Para muchos de nosotros, el concepto de contaminación se limita a la naturaleza y a los recursos. Sin embargo, el ruido que tiende a interrumpir el ritmo natural de la vida es un contaminante sólido.

Por definición, la contaminación acústica se produce cuando hay una cantidad excesiva de ruido o un sonido desagradable que causa una interrupción temporal del equilibrio natural. Esta definición es generalmente aplicable a los sonidos o ruidos que no son naturales en su volumen o en su producción. Nuestro entorno es tal que se ha vuelto difícil escapar del ruido. Incluso los electrodomésticos en el hogar tienen un zumbido o pitido constante. En general, la falta de planificación urbana aumenta la exposición a sonidos no deseados. Por eso es necesario comprender la contaminación acústica para frenarla a tiempo.

Varias causas de la contaminación acústica

1. Industrialización

La mayoría de las industrias utilizan máquinas grandes que son capaces de producir una gran cantidad de ruido. Además de eso, varios equipos como compresores, generadores, ventiladores de escape, molinos también participan en la producción de grandes ruidos. Por lo tanto, usted debe haber visto trabajadores en estas fábricas e industrias que usan tapones para los oídos para minimizar el efecto del ruido.

2. Planificación urbana deficiente

En la mayoría de los países en desarrollo, la mala planificación urbana también desempeña un papel vital. Las casas congestionadas, las familias numerosas que comparten espacios pequeños, las peleas por el aparcamiento, las peleas frecuentes por los servicios básicos conducen a la contaminación acústica que puede perturbar el medio ambiente de la sociedad.

3. Eventos Sociales

El ruido está en su punto máximo en la mayoría de los eventos sociales. Ya sea que se trate de matrimonio, fiestas, pub, disco o lugar de culto, la gente normalmente desacata las reglas establecidas por la administración local y crea molestias en la zona. La gente toca canciones a todo volumen y baila hasta la medianoche, lo que empeora la condición de la gente que vive cerca. En los mercados, se puede ver a la gente vendiendo ropa haciendo un ruido fuerte para atraer la atención de la gente.

4. Transporte

Un gran número de vehículos en las carreteras, los aviones sobrevuelan las casas, los trenes subterráneos producen mucho ruido y a la gente le resulta difícil acostumbrarse a ello. El alto nivel de ruido conduce a una situación en la que una persona normal pierde la capacidad de oír correctamente.

5. Actividades de construcción

Las actividades en construcción como la minería, la construcción de puentes, presas, edificios, estaciones, carreteras, pasos elevados se llevan a cabo en casi todas partes del mundo. Estas actividades de construcción se llevan a cabo todos los días ya que necesitamos más edificios, puentes para acomodar a más gente y reducir la congestión del tráfico. El punto bajo es que estos equipos de construcción son demasiado ruidosos.

6. Tareas domésticas

Nosotros, las personas, estamos rodeados de artilugios y los utilizamos ampliamente en nuestra vida diaria. Los aparatos como la televisión, el móvil, la batidora, la olla a presión, las aspiradoras, la lavadora y la secadora, el refrigerador y los acondicionadores de aire contribuyen en menor medida a la cantidad de ruido que se produce, pero afectan a la calidad de vida de su vecindario de una manera negativa.

Si bien esta forma de contaminación puede parecer inofensiva, de hecho tiene consecuencias de largo alcance. Los efectos adversos sobre la salud del medio ambiente son bastante graves. No sólo la fauna local se ve afectada por la contaminación, sino que los seres humanos también se enfrentan a una serie de problemas debido a ella.

Efectos de la contaminación acústica

1. Problemas de audición

Cualquier sonido no deseado que nuestros oídos no han sido construidos para filtrar puede causar problemas dentro del cuerpo. Nuestros oídos pueden absorber una cierta gama de sonidos sin dañarse. Los ruidos artificiales como martillos neumáticos, bocinas, maquinaria, aviones e incluso vehículos pueden ser demasiado fuertes para nuestro rango auditivo. La exposición constante a niveles altos de ruido puede resultar fácilmente en el daño de nuestros tímpanos y pérdida de audición. También reduce nuestra sensibilidad a los sonidos que nuestros oídos captan inconscientemente para regular el ritmo de nuestro cuerpo.

2. Problemas de salud

La contaminación acústica excesiva en áreas de trabajo como oficinas, obras de construcción, bares e incluso en nuestras casas puede influir en la salud psicológica. Los estudios muestran que la ocurrencia de comportamiento agresivo, perturbación del sueño, estrés constante, fatiga e hipertensión pueden estar relacionados con niveles de ruido excesivos. Estos, a su vez, pueden causar problemas de salud más graves y crónicos más adelante en la vida.

Reproducción en curso Reproducción en curso

3. Trastornos del sueño

El ruido fuerte puede obstaculizar su patrón de sueño y puede causar irritación y situaciones incómodas. Sin una buena noche de sueño, puede conducir a problemas relacionados con la fatiga y su rendimiento puede disminuir tanto en la oficina como en casa. Por lo tanto, se recomienda dormir profundamente para que su cuerpo descanse adecuadamente.

4. Problemas cardiovasculares

Los niveles de presión arterial, las enfermedades cardiovasculares y los problemas cardíacos relacionados con el estrés están en aumento. Los estudios sugieren que el ruido de alta intensidad causa presión arterial alta y aumenta la frecuencia cardíaca, ya que interrumpe el flujo sanguíneo normal. Llevarlos a un nivel manejable depende de nuestra comprensión de la contaminación acústica y de cómo la abordamos.

5. Problemas de comunicación

El ruido alto de los decibelios puede causar problemas y puede no permitir que dos personas se comuniquen libremente. Esto puede llevar a malentendidos y puede dificultar la comprensión de la otra persona. El ruido agudo y constante puede provocarle un fuerte dolor de cabeza y alterar su equilibrio emocional.

6. Efecto sobre la vida silvestre

La fauna silvestre se enfrenta a muchos más problemas que los humanos debido a la contaminación acústica, ya que depende más del sonido. Los animales desarrollan un mejor sentido del oído que nosotros, ya que su supervivencia depende de ello. Los efectos nocivos del ruido excesivo comienzan en casa. Las mascotas reaccionan más agresivamente en los hogares donde hay un ruido constante.

Se desorientan más fácilmente y se enfrentan a muchos problemas de comportamiento. En la naturaleza, los animales pueden sufrir pérdida de audición, lo que los convierte en presas fáciles y provoca una disminución de las poblaciones. Otros se vuelven ineficientes en la caza, perturbando el equilibrio del ecosistema.

Las especies que dependen de las llamadas de apareamiento para reproducirse son a menudo incapaces de escuchar estas llamadas debido al excesivo ruido artificial. Como resultado, son incapaces de reproducirse y causan una disminución de las poblaciones. Otros requieren ondas sonoras para ecolocalizarse y encontrar su camino al migrar. Alterar sus señales de sonido significa que se pierden fácilmente y no migran cuando deberían hacerlo. Para hacer frente al sonido creciente a su alrededor, los animales son cada vez más ruidosos, lo que puede aumentar aún más los niveles de contaminación. Por eso, comprender la contaminación acústica puede ayudarnos a reducir el impacto que tiene en el medio ambiente.

Hasta ahora, no existen muchas soluciones para reducir la contaminación acústica. A nivel personal, todo el mundo puede ayudar a reducir el ruido en sus hogares bajando el volumen de la radio, el sistema de música y la televisión. Escuchar música sin auriculares también es un buen paso adelante. La remoción de los altavoces públicos es otra forma de contrarrestar la contaminación.

Así como el control de los niveles de sonido en clubes, bares, fiestas y discotecas. Una mejor planificación urbana puede ayudar a crear zonas “sin ruido”, en las que no se toleran los ruidos de bocina ni los industriales. Sólo cuando hayamos comprendido completamente la contaminación acústica podremos tomar medidas para erradicarla por completo.

Deja un comentario