Angela Merkel se compromete a cerrar las centrales nucleares alemanas para 2022

La Canciller alemana Angela Merkel ha señalado su intención de apagar toda la generación de energía nuclear en un plazo de siete años, utilizando fuentes de energía renovables para llenar el vacío. El ambicioso objetivo implicará un proceso conocido como die Energiewende, que se traduce en la transición energética. Algunos lo consideran el mayor proyecto económico del país desde la muerte de Wende: la caída del muro de Berlín y la unificación de Alemania del Este y del Oeste.

Cómo poner un ejemplo

Aunque las emisiones de dióxido de carbono de Alemania en 2013 fueron de 10,2 toneladas per cápita -muy superiores a las de muchos países europeos, incluido el Reino Unido-, al menos están avanzando en la dirección correcta. Actualmente, el 26% de toda la energía proviene de la energía eólica, solar y de otras fuentes renovables, como el biogás, que muchos especuladores aclaman como una fuerza a tener en cuenta. La Canciller Merkel ha indicado que desea que esta cifra aumente entre un 40% y un 45% en la próxima década, y espera que la nación gaste hasta 11 billones de euros en los próximos 20 años para alcanzar sus objetivos.

De manera crucial, el país también parece estar detrás de la transición. Mientras que las grandes empresas y la industria a menudo dictan la política política debido a factores económicos, el mayor lobby empresarial del país, el BDI, apoya las opiniones de la Canciller Merkel.

“Existe un amplio consenso en la sociedad sobre los objetivos políticos: reducir el CO2 y aumentar la eficiencia energética y la proporción de energías renovables”, explicó Carsten Rolle, que es el principal responsable de clima y energía del BDI. “Vemos que la cuestión principal es cómo gestionar la Energiewende.”

Una comparación británica desfavorable

Por supuesto, hay muchos países europeos que superan ampliamente a los alemanes cuando se trata de adoptar energías renovables y trabajar para limitar el cambio climático. Algunas de las naciones escandinavas, por ejemplo, tienen una proporción impresionante de producción de energía renovable y no renovable. Sin embargo, es alentador que tanto políticos como empresarios estén alineados en Alemania con respecto a la reducción de sus emisiones y el cambio a las energías renovables.

Por el contrario, el gobierno del Reino Unido ha reducido drásticamente las subvenciones a las energías renovables británicas, en particular en el sector de la energía solar. Al mismo tiempo, han tomado la decisión de apoyar plenamente la inversión nuclear sancionando la construcción de la central nuclear de Hinkley Point en Somerset. La planta, que será la primera que se construya en Europa tras la catástrofe de Fukushima en Japón en 2011, costará al contribuyente 4.400 millones de libras esterlinas en subvenciones.

La decisión de los conservadores fue calificada de “loca” por el portavoz del Partido Verde en la UE, Reinhard Bütikofer. “Están reduciendo la energía solar, fotovoltaica[fotovoltaica], supuestamente por razones de coste, mientras que, por otra parte, se comprometen a garantizar a la industria nuclear y a la energía el doble del precio de mercado para los próximos 30 años”, explicó Bütikofer. “Eso es una locura.”

Con la expectativa generalizada de que los conservadores continuarán apoyando la inversión en la fractura -otro método de producción de energía muy controvertido y contaminante-, el compromiso de Gran Bretaña para abordar el cambio climático podría estar bajo la atención en París en diciembre, especialmente cuando se yuxtaponga a los diseños alemanes.

Deja un comentario